website statistics Popular Culture in the Arab World: Arts, Politics, and the Media - PDF Books Online
Hot Best Seller

Popular Culture in the Arab World: Arts, Politics, and the Media

Availability: Ready to download

Over the last fifty years the Arab world has witnessed two seemingly contradictory trends: governments have failed to unite the region politically but at the same time a vibrant popular culture has blossomed, strengthening the sense of a shared Arab identity. Egyptian soap operas, Arab pop stars, al-Jazeera television, Islamic televangelists, and a raging debate over the " Over the last fifty years the Arab world has witnessed two seemingly contradictory trends: governments have failed to unite the region politically but at the same time a vibrant popular culture has blossomed, strengthening the sense of a shared Arab identity. Egyptian soap operas, Arab pop stars, al-Jazeera television, Islamic televangelists, and a raging debate over the "war on terror" and the future of the Arabs are just some of the phenomena that comprise the immensely rich and diverse world of the Arab mass media. Looking at such diverse cultural forms as commercial cinema, pop music, television, sport, theatre, and popular religion, journalist Andrew Hammond portrays the lively popular culture of the region, offering a refreshing antidote to stereotypical views about the Middle East. Popular Culture in the Arab World covers the entire spectrum of pop culture in the Arab world today, from reality TV shows to the power of modern advertising. From Lebanese pop sensation Nancy Ajram to Shaaban Abdel-Rahim, an illiterate ironer in Cairo who rose to stardom singing of his support for Palestinians against Israel, this unique book highlights the unlikely heroes of Arab popular culture.


Compare

Over the last fifty years the Arab world has witnessed two seemingly contradictory trends: governments have failed to unite the region politically but at the same time a vibrant popular culture has blossomed, strengthening the sense of a shared Arab identity. Egyptian soap operas, Arab pop stars, al-Jazeera television, Islamic televangelists, and a raging debate over the " Over the last fifty years the Arab world has witnessed two seemingly contradictory trends: governments have failed to unite the region politically but at the same time a vibrant popular culture has blossomed, strengthening the sense of a shared Arab identity. Egyptian soap operas, Arab pop stars, al-Jazeera television, Islamic televangelists, and a raging debate over the "war on terror" and the future of the Arabs are just some of the phenomena that comprise the immensely rich and diverse world of the Arab mass media. Looking at such diverse cultural forms as commercial cinema, pop music, television, sport, theatre, and popular religion, journalist Andrew Hammond portrays the lively popular culture of the region, offering a refreshing antidote to stereotypical views about the Middle East. Popular Culture in the Arab World covers the entire spectrum of pop culture in the Arab world today, from reality TV shows to the power of modern advertising. From Lebanese pop sensation Nancy Ajram to Shaaban Abdel-Rahim, an illiterate ironer in Cairo who rose to stardom singing of his support for Palestinians against Israel, this unique book highlights the unlikely heroes of Arab popular culture.

31 review for Popular Culture in the Arab World: Arts, Politics, and the Media

  1. 4 out of 5

    Julián

    La tesis principal de Andrew Hammond en este libro es que la cultura popular, no la política, es lo que une a los países árabes. Ésta es la idea subyacente que recorre los distintos capítulos y creo que el autor presenta sólidos argumentos que la sustentan. En buena parte del mundo árabe parecen encontrarse enormes similitudes en cuanto a tendencias, gustos, tradiciones y patrones de consumo. El panarabismo que fracasó a finales de los ochenta está triunfando en una enorme y variada región que c La tesis principal de Andrew Hammond en este libro es que la cultura popular, no la política, es lo que une a los países árabes. Ésta es la idea subyacente que recorre los distintos capítulos y creo que el autor presenta sólidos argumentos que la sustentan. En buena parte del mundo árabe parecen encontrarse enormes similitudes en cuanto a tendencias, gustos, tradiciones y patrones de consumo. El panarabismo que fracasó a finales de los ochenta está triunfando en una enorme y variada región que consigue entenderse en la misma lengua y que se siente más unida gracias a los modernos medios de comunicación, en particular las cadenas de televisión vía satélite e Internet. El autor es periodista y este libro es esencialmente periodístico, no académico. Es decir, la mayor parte de las veces no teoriza ni intenta extraer conclusiones generales, sino que presenta manifestaciones de la cultura popular. Es precisamente en esas manifestaciones donde se aprecia que, por encima de las diferencias geográficas, religiosas, étnicas e incluso lingüísticas que dividen a los habitantes de esta zona, triunfa una identidad que une a egipcios, saudíes, nubios, maronitas, bereberes, armenios, drusos, etc. En esencia se trata de la identificación con una lengua y una serie de representaciones del mundo exterior y de sí mismos, como las injusticias cometidas en Palestina o Irak o el acoso que ejerce Occidente sobre sus países. Han quedado atrás los tiempos en que los egipcios consideraban árabes únicamente a los beduinos del desierto o en que los libaneses se identificaban con su pasado fenicio por encima de su identidad árabe. Otro aspecto destacado del libro es la enorme diversidad que ofrece la cultura popular. En unos tiempos en los que Occidente tiene una visión monolítica del mundo árabe, al que se le achaca estar anclado en una religión y unas tradiciones retrógradas, sumido en la corrupción y la violencia terrorista, el autor nos presenta una sociedad viva y en efervescencia. Hammond ha realizado un trabajo monumental. No deja tema sin abordar y no parece olvidar a ninguna figura destacada de la alta y la baja culturas: desde Umm Kalthum y Fairuz hasta la moda de las autohagiografías, desde los telepredicadores hasta la cirugía plástica, desde Pyramids Road hasta los zabbaleen, desde Sayyed Qutb hasta Cheb Mami y Sting, desde Gadaffi hasta la magia negra... En fin, la lista es interminable, como se aprecia en el enorme índice temático que incluye al final del libro. Se aprecia el trabajo de investigación que ha realizado el autor, pero también su conocimiento de primera mano de los países árabes. Además, lo presenta de forma muy amena e interesante, con un estilo periodístico francamente fluido. El libro incluye apéndices muy útiles, como una relación de personalidades religiosas, otra sobre prensa árabe, un glosario y una amplia bibliografía en la que abundan los enlaces a páginas Web con contenidos sobre la materia. Como ya se ha señalado, el autor es periodista y este no es un libro académico ni pretende serlo. Si bien esto hace que resulte extremadamente ameno, también tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, en algunas ocasiones no profundiza en los temas o realiza afirmaciones que no apoya en ninguna autoridad ni ninguna fuente. Puede pasar de un tema a otro en cuestión de líneas o realizar digresiones que le apartan del tema que trataba originalmente. En el capítulo que trata sobre la radio en tiempos de Nasser, señala que Salah Jahine fue una de las estrellas del momento. En pocas líneas cuenta que quedó hundido psicológicamente tras la Guerra de los Seis Días, que luego se recuperó con el regreso a Egipto de la cantante francesa de origen egipcio Dalida, pero que terminó suicidándose en 1986 y que Dalida rodó una película en 1986 con el director Youssef Chahine y también se suicidó en 1989 . Todo ello mientras describe el uso que el régimen hacía de las emisiones radiofónicas. Hay numerosos ejemplos similares. Todos estos saltos de tema, los relatos sobre la vida de algún personaje o los distintos excursos hacen que resulte difícil a veces sacar algo de sustancia de sus páginas, de encontrar una tendencia o un rasgo que una todos los hilos por los que se ha ido descolgando. Hay muchas páginas que resultan muy difíciles de resumir, pues en la práctica apenas explica aspectos concretos. “Cultura popular” no es un concepto claro y definido, por lo que el autor puede abordar determinados temas y omitir otros. Eso es, de hecho, lo que hace. Por ejemplo, considerar al teatro como “cultura popular” en los países árabes parece algo forzado. Por eso quizá sea uno de los capítulos menos consistentes del libro. Por otro lado, echo de menos que trate en mayor profundidad otros temas por los que pasa de puntillas o que directamente no toca, como la novela, la poesía o Internet. El libro se publicó en 2007, por lo que quizá el autor no haya sido testigo de la enorme efervescencia cultural y literaria que se está viviendo en Egipto y el mundo árabe desde hace años. Egipto tiene un peso enorme en el mundo árabe, sobre todo en lo que a cultura popular se refiere. Sin embargo, en el libro su importancia es desmedida. En casi todos los capítulos hay una presencia abrumadora de la cultura egipcia, dejando en ocasiones apenas unos párrafos para las manifestaciones culturales de otros países. Es de suponer que el autor ha vivido en este país y que su conocimiento de los otros procede fundamentalmente de sus investigaciones. Asimismo, apenas hay referencias a países periféricos, como pueden ser Libia, Mauritania, Sudán, Yemen, Omán e incluso Irak. Probablemente esto se deba no tanto a que el autor no tiene un conocimiento de primera mano de ellos como a que las realidades de estas sociedades pueden echar a perder parcialmente la imagen de ese panarabismo cultural que constituye la tesis central del libro. Este último punto nos lleva a la cuestión de las identidades. En realidad, quizá pueda decirse que sí hay una identidad cultural árabe, pero que esa identidad se da entre determinados grupos sociales, franjas de edad, ideologías, etc.

  2. 5 out of 5

    June Tupua

  3. 4 out of 5

    Christina

  4. 4 out of 5

    Andie

  5. 4 out of 5

    Toon

  6. 5 out of 5

    Matthew

  7. 5 out of 5

    Abdulaziz

  8. 4 out of 5

    Christine

  9. 4 out of 5

    Alex

  10. 4 out of 5

    Susan

  11. 4 out of 5

    amber

  12. 4 out of 5

    Ibrahim

  13. 4 out of 5

    Meredith Renwick

  14. 4 out of 5

    حبيب

  15. 5 out of 5

    Aisha

  16. 4 out of 5

    Sarah

  17. 5 out of 5

    jacqui

  18. 5 out of 5

    Sarah

  19. 5 out of 5

    Gabrielle Harrison

  20. 5 out of 5

    I Rosario

  21. 5 out of 5

    Leora Eisenberg

  22. 4 out of 5

    Kaajal

  23. 4 out of 5

    Melanie

  24. 4 out of 5

    أحمد لاشين

  25. 4 out of 5

    Laure Venier

  26. 4 out of 5

    Lurenliang

  27. 5 out of 5

    Tasnim

  28. 5 out of 5

    muji

  29. 4 out of 5

    Fuad Aziz

  30. 5 out of 5

    Veronica Dristas

  31. 5 out of 5

    Hany

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...